MADRES

Una mamá puede sentirse agobiada, frustrada y hasta anulada si no tiene tiempo para ella. Todas las personas necesitan un tiempo a solas consigo mismas para ordenar sus pensamientos, disfrutar de algo que les agrada o simplemente para reunirse con otras personas. Sin embargo, algo que se dice tan fácil a veces resulta imposible de conseguir. Veamos como siendo mamá puedes apartar tiempo para ti misma.

Las mujeres actuales son menos felices de lo que lo eran hace 40 años atrás, según lo indican investigaciones recientes. Parece ser que uno de los motivos es justamente la falta de tiempo libre. De acuerdo al psicólogo Randy Kamen Gredinger, un Wayland, MA, las mujeres cumplimos infinidad de roles a diario: somos madres, esposas, hijas, hermanas, trabajamos fuera, nos encargamos de la casa, hacer las compras… Nos ocupamos de muchas cosas, pero es imposible poder hacerlo de forma adecuada y con buen ánimo a la vez si, en medio de tanto por hacer, no dedicamos un tiempo para nosotras mismas.

El tiempo nunca sobrará

Esto es algo que te conviene asumir, aunque luego logres generar más tiempo para dedicarlo a ti misma. Si comprendes que tu vida es la que es, y que no hay forma de añadir más horas al día, entonces también podrás comprender que no puedes continuar postergando tiempo para ti.

El hecho de ocuparte de varias cosas cada día y de los hijos, puede hacer que en algún momento una emergencia o situación requieran de toda tu energía. Si siempre vives al límite y sin tiempo para ti, será imposible que puedas enfrentar un difícil momento sin decaer o enfermar. Por eso, no debes esperar más para convertirte en una de tus prioridades.

Planificar los horarios

Tal y como haces con el resto de las responsabilidades que tienes a diario, como ir a buscar a los niños al colegio, preparar la comida, ir a la reunión de padres, en algún momento del día debes tener un espacio reservado para ti de forma exclusiva. Es necesario que recargues las pilas, y la mejor forma de hacerlo es respetando tu tiempo de igual modo que respetas el resto de las actividades que cumples.

Una forma de apartar tiempo para ti es, proponerte un mínimo de 30 minutos cada día y hacer con ellos lo que se te plazca. Si media hora te parece mucho tiempo, puedes comenzar por 10 minutos al día. En ese tiempo puedes:

  • Apagar el móvil y prepar un café o infusión, salir fuera a respirar y disfrutar del aire.
  • Llamar a una buena amiga para hablar de cosas agradables, no de obligaciones.
  • Caminar fuera de la casa o de la oficina.
  • Jugar con nuestra mascota.

La única persona que puede cambiar el tener o no tiempo para sí misma eres tú. No esperes a que otro pueda solucionarlo porque no funcionará; si no lo haces es posible que te sientas desconforme y triste con la vida.