Todos sabemos que no es tarea fácil confiarle tu bebé a otra persona, pero lo tiempos de hoy, llenos de trabajo y ocupaciones, hacen que no podamos dedicarnos exclusivamente a la crianza. Por eso, es importante desarrollar un buen vínculo con aquellos que cuidan a nuestros hijos. Hoy te proponemos algunos tips para tener una buena relación con la niñera.

Sé clara con las expectativas que tienes

Siempre es importante una buena charla con la persona que cuidará de tus hijos, en la que le puedas hablar de lo que necesitas de ella y tus expectativas. Si quieres que su primera preocupación sean los niños, no le des una eterna lista de quehaceres domésticos. Esto sólo la confundirá con respecto a cuáles son sus prioridades, y posiblemente se sienta abusada.

Preocúpate por su salud

Preocuparse por su salud, tanto física o emocional, es preocuparse por la salud de tus pequeños. Difícilmente pueda cuidarlos bien si no se siente en condiciones.

Mímala

Ten, de vez en cuando, algún tipo de atención, no necesariamente debe ser costosa, que le recuerde lo importante que ella es para tu familia. Tener sus galletitas preferidas en la despensa; estimular a tu pequeño a que le realice una tarjeta con sus propias manos el día de su cumpleaños, son sólo detalles que marcan la diferencia.

Respeta su lugar

Para respetar su lugar, y que tus hijos también lo respeten, deberás confiar en las decisiones que ella tome mientras tú estás ausente. Transmíteles a tus hijos la idea de que cuando tú no estás en casa, la palabra de tu niñera es la definitiva.

Eficaz, pero no infalible

Es conveniente tener una pizarra donde, tanto tú como ella, puedan escribir recordatorios de las cosas importantes. Después de todo, podrás contar con una “Super Nanny”, pero nadie es perfecto.

Una buena relación con tu niñera, hará que el vínculo que establezca con tus hijos sea favorable, y eso te hará sentir segura cuando no puedas estar con ellos.