CONITOS

¿A quién no le gustan los conitos rellenos de dulce de leche y bañados en chocolate? Ahora, tú también puedes aprender a hacerlos y deslumbrar a tus amigos con esta deliciosa golosina. Son ideales para acompañar el café o el té después de una cena, pero más aún para regalárselos a ese chico que tanto te gusta. ¡Toma nota!

¿Qué se necesita? 100 gramos de manteca, 100 g de azúcar glas, 1 yema de huevo, 1 cucharadita de esencia de vainilla y 150 gramos de harina. Para el relleno: 500 gramos de dulce de leche repostero (o manjar) y 250 gramos de chocolate cobertura.

¿Cómo se prepara? En un bol poner la manteca pomada junto con el azúcar y trabajar hasta conseguir una pasta. Agregar la yema, la esencia y por último la harina para tomar la masa. Dejar descansar por media hora en heladera, luego estirarla y cortar tapitas de 3 cm de diámetro. Distribuirlas sobre una placa limpia y hornear a temperatura moderada hasta que hagan base y doren apenas. Retirar, dejar enfriar en la placa y recién sacarlas una vez que estén frías.

Para el relleno, poner el dulce de leche en una manga con pico grueso y liso; hacer un copete sobre cada una de las tapitas; distribuir los conitos en una placa y llevarlos al freezer por 15 minutos para que el dulce quede firme. Luego ponerlos sobre una rejilla y bañarlos con el chocolate cobertura derretido y casi frío. ¡Qué delicia!