El postre de tres leches es una preparación cuyo origen se cree latinoamericano y, aunque es muy común en varios de sus países, hoy es fundamentalmente sinónimo de la gastronomía mexicana.

Las tres leches que combina son todas distintas, a pesar de ser de vaca, porque la diferencia está en cómo se presentan. Cuando a la leche común se le extrae o evapora un sesenta por ciento de su contenido de agua, se convierte en leche evaporada que, aunque aún líquida, al perder parte de su humedad permite que la leche se conserve por períodos más largos que la leche común.

Cuando a la pérdida de agua se le suma azúcar agregada, lo que se obtiene es leche condensada, que dura en lugar fresco y sin abrirse hasta por años. Y a no confundirse: la leche en polvo es la leche común a la que se le evaporó el cien por ciento de su contenido de agua.

La leche evaporada es difícil de encontrar en los países más australes, pero en general, se pueden conseguir en los barrios chinos de cualquier país.

¡Te dejamos la receta del postre de tres leches!

Ingredientes: Para el bizcochuelo: diez huevos, 400 gramos de azúcar y 400 gramos de harina. Para la mezcla: una lata de leche condensada, una lata de leche evaporada, una lata de crema de leche y una cucharadita de esencia de vainilla. Para decorar: cantidad necesaria de merengue italiano.

Preparación: Para el bizcochuelo, batir a punto letra los huevos con el azúcar. Incorporar la harina cernida poco a poco y volcar en un molde cuadrado de treinta centímetros y no más de cinco centímetros de altura, para que no quede muy alto el bizcochuelo, forrado con papel manteca, enmantecado y enharinado.

Hornear a temperatura moderada por treinta minutos o hasta que la superficie esté resistente. Retirar y dejar entibiar antes de desmoldar.

Mezclar las tres leches, tomando como base de medida la lata de leche condensada, aromatizar con la esencia y volcar cucharones de a poco para que la masa absorba.

Servirlo con un copete de merengue dorado con soplete de cocina.