La maternidad es un privilegio que la mayoría de las mujeres tenemos la dicha de poseer. Ver nacer a nuestro hijo, cargarlo y darle todo nuestro amor es parte de nuestro ser interno. Pero, ¿alguna vez te pusiste a pensar cuándo nace el sentimiento del amor maternal? Aquí te contamos lo que la ciencia tiene que decir al respecto.

¿Qué ocurre durante el embarazo?

De un tiempo a esta parte, los científicos empezaron a encontrar algunas diferencias en el comportamiento neurológico de las futuras madres. Descubrieron que durante los 9 meses previos a dar a luz, la materia gris se vuelve mucho más concentrada aumentando la actividad en las regiones que controlan la empatía, la ansiedad y la interacción social. 

¿Cómo llegaron a esta conclusión? Los científicos estudiaron el cerebro de mujeres viendo fotografías de bebés y encontraron que su cerebro cambiaba cuando veían dichas imágenes. Existen ciertas regiones que incrementan su tamaño relacionadas con la motivación que son las que forman el instinto materno en cada una de nosotras. Dichas áreas están interconectadas entre sí y ayudan a que surja el comportamiento típico de las madres.

Los cambios se deben a la gran cantidad de hormonas que el embarazo y el posparto producen en el interior de la futura madre. Esto significa que los sentimientos maternales y la actitud protectora comienzan por una simple reacción cerebral. Esto mismo ocurre cuando hablamos de la depresión posparto, pues muchos científicos creen que este comportamiento es similar en cuanto a la actividad cerebral que las impulsa a ver en forma obsesiva si su bebé respira o se lavan las manos en forma compulsiva. 

¿Qué parte del cerebro fue estudiada?

Los científicos pusieron su interés en un conjunto de neuronas en forma de almendra denominado amígdala, que es el encargado de producir los diferentes temores tales como la ansiedad, la agresión y el miedo. Cuando el cerebro es normal, esta zona crece luego de dar a luz. Si la amígdala se desarrolla normalmente, la mamá tendrá unos sentimientos muy intensos con solo mirar el rostro de su bebé creando una retroalimentación muy positiva entre ambos. 

El sentimiento maternal está presente en cada una de las mujeres que tienen la dicha de ser madres, sin importar si son biológicas o del corazón y cómo pudiste leer en el artículo, tiene una explicación avalada por completo por la ciencia.