CURIOSIDADES

Aunque sea extraño creerlo, tus pies dicen mucho de ti. Ambos revelan sentimientos como tristeza, creatividad, amor, confianza y hasta sexo. En otros casos, poca flexibilidad y capacidad de manipulación. Aquí todo lo que debes saber para descubrir qué dicen tus pies de tu personalidad.

Pie izquierdo: Cada uno de sus dedos empezando con el pulgar, les indica las energías: tristeza, emociones y creatividad, amor, optimismo, confianza y sexo.

Pie derecho: Con el mismo procedimiento te darán cuenta de: alegría, deseo, agresividad, decisión, apego, miedo e inseguridad.

Dedo liso: Indica sentimientos intelectuales de forma modesta, pero decidida.

Con bloque: Expresa energía demasiado brusca. Es una persona poco flexible, ejerce control sobre las demás personas con su carácter dominante. No sabe negociar, se niega a este proceso.

Con abultamientos: hay energía oculta y no se aprecia a simple vista.

Con callos: Los callos o juanetes indican que la persona hizo algo de lo que no está muy orgullosa. Si es así, se observará la presencia de un juanete en el dedo relacionado con ese sentimiento.

Dedo torcido: Es una persona que precisamente su principio no será su final. Cuando un dedo está torcido desde la raíz, representa que la energía procederá de otras fuentes y no de la original.

Dedo gordo: Cuando es muy largo, estamos ante una persona habladora y con aires de grandeza. Si el segundo dedo está muy separado, refleja que le cuesta expresar sus emociones.

Segundo dedo: Si el del pie izquierdo está torcido y mirando hacia el tercer dedo, es porque esa persona es impaciente. Si en el derecho es todo lo contrario; es decir, está recto, es que sabe lo que quiere. Es segura de sí misma.

Dedo cuello de botella: Si la parte central luce como una botella, significa que no existe manera de aumentar la velocidad de la salida.

Dedos anchos y grandes: Son personas dotadas. Hablan por horas.

Dedo ladeado: Son mujeres u hombres que se expresan distinto a la forma de pensar. La energía no se mantiene en su dirección original.

Tercer dedo: Si el dedo derecho es recto, es porque tienes mucha energía y agresividad. Si el izquierdo es más grande que los demás, señala a un ser humano creativo. Si posee golpes o secuelas de ellos, indica que les es complicado encontrar seguridad y equilibrio.

Dedo meñique: Los temerosos lo tienen escondido bajo el cuarto dedo, mientras, una persona segura tiene su dedo izquierdo recto y fuerte.

Doblados: ¡Fíjate en los tuyos! Los que tienen dedos que se doblan hacia la línea del pulgar y meñique son personas manipuladoras.

Con tensión: Posee aumento de energía y actividad. Su comportamiento es sobre la marcha.

Punta cuadrada: Es una persona que se defiende cuando es necesario.

Desviados: Un dedo desviado a la dirección original y que se inclina al meñique es superación del pasado. Quiere alcanzar el éxito.

Levantados: Carece de conexiones con la tierra. Es soñador. Evade los problemas que no le satisfacen.

Redondos: Si tienes la punta redonda, expresa que siempre la persona es suave al final. Es dócil y teme expresar su propia opinión.

Y tu… ¿cómo tienes tus dedos?