Interactúas con todo tipo de personas todos los días, con quienes tienes un mayor o menor grado de contacto y afinidad. Pero hay ciertas personas que te afectan: las personas tóxicas. Y si quieres ser feliz, ¡tienes que evitar que estas personas tóxicas saboteen tu felicidad!

La persona a la que no le caes bien

Muchas veces cometes el error de esforzarte por caerle bien a alguien, y no importa lo que hagas, le sigues cayendo mal y te lo hacen notar en cada oportunidad que puede. Mientras que si se trata de un jefe o un compañero de trabajo quizá sea más difícil. Este es el tipo de persona del que tienes que deshacerte hoy mismo.

La persona con la que te peleaste

Y no pequeñas peleas, sino a grandes disputas y discusiones, de esas que difícilmente tienen arreglo. Si ves que la situación realmente no se puede enmendar, lo mejor es alejarte de esta persona y seguir adelante con tu vida.

La persona que siempre está estresada

Todas podemos tener un mal día y estar estresadas, pero si una amiga o compañera de trabajo está siempre estresada, tratando de descargar sus angustias y ansiedades en ti, es mejor alejarte de ella.

La persona que siempre te lleva la contra

Seguro alguna vez te pasó de encontrarte con alguien que, no importa lo que digas, siempre tiene algo que decir, generalmente en contra de lo que estás diciendo. En lugar de enredarte en sus absurdos juegos de poder, aléjate de esa persona que siempre te lleva la contra por el solo placer de hacerlo.

La persona que te usa

Las mujeres solemos ser condicionadas socialmente para agradar, lo que nos lleva a veces a crear patrones de relacionamiento poco saludables, en los que nosotras damos y los demás reciben. Así que cuando descubras que estás en una relación con alguien que te usa, no intentes cambiar a la persona, porque esto no sucederá; simplemente aléjate de ella para evitar que te siga usando.

La persona que es una mala influencia

Te consideras lo suficientemente fuerte como para no seguir el ejemplo de esa amiga que bebe demás, consume drogas o tiene una tormentosa vida emocional, pero si no compartes su estilo de vida, ¿para qué arriesgarte? Mejor aléjate de las personas que son una mala influencia y haz lugar en tu vida para aquellas que te animan y contribuyen a ser la mejor versión de ti misma.