Ubicado a orillas del Lago Argentino, en la provincia de Santa Cruz, El Calafate es uno de los destinos más visitados del país a nivel nacional e internacional. Y es que su gran atractivo es la proximidad al Parque Nacional Los Glaciares, donde se encuentra el imponente glaciar Perito Moreno.

Los paisajes de El Calafate se dibujan en medio de la ciudad, que cuenta con veinte mil habitantes, mezclando los valles naturales verdes con las imágenes blancas del hielo y la nieve. Pero además, la historia del lugar es tan fascinante como su belleza. Pues esta tierra fue habitada por los antiguos pobladores del continente. Comunidades cazadoras y recolectores que vivían a base del guanaco, el principal animal de la fauna autóctona. En 1927, se fundó oficialmente la ciudad y poco a poco fue creciendo a lo largo de todos estos años, convirtiéndose en el principal atractivo turístico de la provincia.

Como es de esperarse, la región posee un clima muy frío, pudiendo alcanzar los veinte grados bajo cero en invierno. Sin embargo, las heladas valen la pena, pues este es un destino inolvidable para cualquier visitante.

El principal atractivo es el glaciar Perito Moreno, donde se puede emprender una aventura de minitreking sobre sus placas, ideal para todos aquellos que disfrutan de las experiencias extremas. Uno de los más lindos paseos es la navegación por los canales del Lago Argentino, que recorre la Bahía Onelli y los inmensos glaciares Upsala, Spegazzini, Onelli y Seco. También, los visitantes pueden optar por otras actividades fuera del parque nacional, como la visita a diferentes estancias turísticas o las travesías por los cerros Frías y Huyliche. Las cabalgatas y caminatas son recomendadas como una excelente manera de disfrutar del hermoso panorama natural.

Pero otra gran característica de la zona es su diversidad de oferta hotelera que va desde los más lujosos hoteles cinco estrellas, con restaurantes y spa hasta hostales y albergues juveniles, que propician un espacio de encuentro e intercambio entre todos los visitantes jóvenes que llegan a la ciudad. Como se ve, El Calafate es destino para todas las generaciones, quienes vivirán una experiencia inolvidable con un paisaje que brinda la propia naturaleza.