CHAMPAN

Cuna de la fiesta, el disfrute y el buen vivir, Ibiza ahora también es dueña del champán más caro del mundo.

Hace unas semanas, se llevó a cabo en la isla española, la presentación de la botella de champán más cara del mundo, una botella de 3 litros (Jeroboam) decorada con oro de la marca Louis Roederer cuyo precio gira en torno a los 20 mil euros.

La presentación en sociedad la realizó el Vicepresidente Executive de la marca francesa, Michel Janneau en el club de Polo de Ibiza, ya que este deporte de élite es una de las actividades que patrocina la marca.

De las 200 botellas que se han elaborado de esta variedad para todo el mundo, 8 quedarán en España: una irá a Marbella, otra a Madrid, otra a Barcelona y las otras cinco quedarán en la isla de Ibiza.

Bajo el nombre de Cristal Orfèvre 2002, la botella ha sido diseñada por Philippe Di Meo y está cubierta de acero bañado en oro de 24 quilates, siendo su elaboración un trabajo manual en el que han participado dos maestros orfebres. Louis Roederer ofrece en este envase una cuvée única tanto por su botella como por la calidad del contenido.

Esta variedad de champán Cristal tiene una calidad excepcional con sus sabores concentrados, la fina burbuja y la textura afrutada. Esto se debe a su largo período de maduración que llevó aproximadamente diez años.

La excelente añada de 2002, se debe a que aquel fue un año con temperaturas cálidas y uniformes, que favoreció la maduración ideal de las uvas de las variedades Pinot Noir, Chardonnay criadas en madera, por lo que ha sido la elegida para vestirse con tan bello (y caro) envoltorio.

El champagne Cristal es considerado uno de los mejores del mundo. Esta modalidad alcanzó su prestigio debido a su origen en Rusia durante la época de los zares. Fue el Zar Alejandro II que quiso que para él se elaborasen unas botellas especiales que le permitieran distinguirse del resto del mundo.

De este modo, encargó que su mezcla personal se almacenara en botellas sin colorear ni ahumar y que tuvieran el fondo plano para distinguirlas de cualquier otra botella de champán.

Así que ya sabes. Si pasas por Ibiza y tienes 20 mil euros puedes comprar el champán más caro del mundo.