Miami (EE.UU.), 15 feb (EFE).- El Festival Internacional de Cine de Miami (MIFF) anunció hoy la creación de una sección especial de documentales sobre Cuba dentro del programa de su vigésima novena edición, que tendrá lugar del 2 al 11 de marzo.
“Ante el interés que despierta el tema y la creciente producción mundial de documentales sobre la realidad cubana”, el Miami Dade College (MDC), productor del festival, anunció hoy la creación de esta sección, “donde serán mostrados algunos de los más significativos filmes realizados durante los últimos meses”.
Así, en la próxima edición del festival se proyectarán “tres visiones diversas y reveladoras sobre la sociedad de la isla y su particular circunstancia, distinta al resto de las naciones de América Latina”.
Según detalló esa institución en un comunicado, uno de los documentales será “Baracoa, 500 años después”, de Mauricio Vicent, corresponsal del diario español El País en Cuba durante los últimos veinte años, hasta que fue cesado por el Gobierno de la isla.
Vicent se traslada a la localidad de Baracoa “para plasmar la vida cotidiana de sus pobladores tratando de vivir y soñar en medio de carencias y necesidades, pero sin acentuar la retórica política al uso de otras obras similares”, explica el MDC.
“Una adolescente que cumple quince años y prepara su fiesta, un entrenador que se ocupa como un padre de su equipo femenino de baloncesto, niños que quieren ser boxeadores y grupos religiosos de practicando sus cultos” son algunos de los protagonistas del documental, que pone de manifiesto que “el pueblo cubano sobrevive, a pesar de las adversidades”, relata el Miami Dade College.
“El árbol de las fresas”, del realizador canadiense Simone Rapisarda Casanova, se ocupa de otro pueblo intrincado de la campiña cubana, Juan Antonio, destruido por un huracán en 2008.
Según el MDC, el director “ha elegido una aproximación muy personal con los protagonistas de su historia. Establece diálogos directos con los mismos, circunstancia que termina por reflejar una curiosa intimidad”.
Completa la sección la obra de “uno de los más importantes documentalistas rusos actuales, Vitaly Mansky, quien recorrió la isla bajo el pretexto de hacer un filme sobre las coreografías del casino -baile cubano- y regresó con un testimonio contundente sobre un país en crisis, muy parecido, según él, a la Unión Soviética antes de la muerte de Stalin”.
“Patria o Muerte” condensa más de 200 horas de filmación en 90 minutos y el resultado “no es muy halagüeño para quienes detentan el poder por más de medio siglo en la isla”.