Rob Kardashian es el único varón de la familia más medíatica de Hollywood y siempre tuvo fama de galán.

Pero en los últimos meses, después de su tumultuosa ruptura con la cantante Rita Ora (que incluyó hasta peleas en público vía Twitter) Robert se dejó estar: aumentó cerca de 20 kilos.

Él contó que por su depresión, lo único que hacía era “gastar plata y comer”.

Al poco tiempo del duelo, Rob se puso a hacer dieta para no ser más el “Fat Boy”, como él mismo se hace llamar. Ahora sigue un riguroso plan de 60 días que incluye ejercicio y un plan estricto de alimentación.