JUSTIN

Sí chicas, Justin Bieber lo hizo de nuevo y a este paso, para cuando cumpla veinte, no le va a quedar ni un pedacito de piel libre.

Justin Bieber se tatuó un ojo en el brazo, pero no un ojo cualquiera, sino el ojo ¡de su madre! Si, así como leen. Parece que el cantante teen quiere que la pobre madre vea todas las cosas que hace y por eso se lo tatuó.

A decir verdad, el tatuaje da un poco de miedo y es bastante exagerado, pero si a las fanáticas les gusta, está todo bien.

Esperemos que su obsesión por dibujarse el cuerpo termine pronto.