PSICOLOGÍA

Cuántas veces nos han dicho que pensar positivamente es la clave para conseguir todo lo que queremos. Sin embargo, existe suficiente evidencia que sugiere todo lo contrario: invertir mucho tiempo en imaginar nuestros sueños hace que nos quedemos pensando y no pongamos manos a la obra para alcanzarlos. Entonces, si el optimismo queda descartado, ¿qué puede ayudarnos a lograr lo que anhelamos?

Hace unas semanas, durante una conferencia, la psicóloga de la Universidad de Nueva York, Gabriele Oettingen, contó que, luego de años de investigación, descubrió un plan de cuatro pasos para cumplir los sueños y lo llamó WOOP. ¡Conócelo!

Deseo: Lo primero que tienes que hacer es definir tu objetivo. “Piensa en un deseo que quieras cumplir”, dice Oettingen. Puede ser algo grande, como las aspiraciones para el año que comienza, ganar una maratón o perder cierta cantidad de peso, pero también puede ser algo más simple. “Todas las mañanas me propongo una meta para el día”, cuenta Oettingen. Tu deseo no tiene por qué ser gigante, simplemente debe ser real, algo que verdaderamente quieras lograr.

Resultado: Este es el momento en el que se pone en práctica el pensamiento positivo. Una vez que tienes la meta en mente, debes preguntarte: si este deseo se cumple, ¿cuál es el mejor resultado posible? “Muchas veces, es un sentimiento”, dice Oettingen. “Uno define el resultado y se lo imagina. Es en ese momento donde empieza a soñar con el resultado”, agrega.

Obstáculos: Este paso tiende a ser el que paraliza a las personas. Luego de fantasear sobre cómo sería que tu sueño se cumpla, Oettingen sugiere que debes traer tu mente a la realidad. “Tienes que pensar: ¿qué es lo que hace que no pueda experimentar mi deseo?”, indica. “Muchas veces es una emoción, que hace que te imagines los obstáculos”, concluye.

Plan: “Una vez que has visualizado los obstáculos, entenderás qué necesitas para lograr tu objetivo”, afirma Oettingen. Entonces debes armar un plan para superar los obstáculos y poder lograr tus aspiraciones. Éste debe especificar qué debes hacer si aparece cierto obstáculo. Cuanto más claro tengas el modo de proceder, más fácil será superarte.

La investigación de Oettingen mostró que este método ha ayudado a muchas personas a comer más frutas y verduras; también permitió que estudiantes alcancen mayores calificaciones en la escuela; y ha hecho que algunas personas sean menos inseguras al encarar una relación. Como si esto fuera poco, es muy divertido decir la palabra WOOP.

¡Ponlo en práctica y cuéntanos los resultados!