Feliz 53 cumpleaños, doctor. Bienvenido al primer día de su muerte. Pertenezco a algún momento de su pasado. Usted arruinó mi vida. Quizá no sepa cómo, por qué o cuándo, pero lo hizo. Llenó todos mis instantes de desastre y tristeza. Arruinó mi vida. Y ahora estoy decidido a arruinar la suya.

Así comienza el anónimo que recibe Fredrerick Starks, psicoanalista con una larga experiencia y una tranquila vida cotidiana. Starks tendrá que emplear toda su astucia y rapidez para, en quince días, averiguar quién es el autor de esa amenazadora misiva que promete hacerle la existencia imposible.

John Katzenbach es un maestro del suspense. Sabe jugar perfectamente con los tiempos de narración, creando un ambiente de intriga excepcional. El psicoanalista es un thriller con una trama bastante interesante, y hay un giro argumental que revitaliza la obra y le da un punto de valor añadido sobre otras novelas más lineales. Lo más interesante de El psicoanalista es ver a una persona normal y corriente acostumbrada a racionalizarlo todo, con la que muchos podemos identificarnos fácilmente, enfrentarse una situación límite en la que tendrá que improvisar, que aprender a manejarse en un ambiente que le es totalmente ajeno, a enfrentarse a sus enemigos con sus propias armas.

Con esta novela, el autor logró consagrarse como un aclamado escritor y se convirtió en su trabajo más vendido desde su publicación en 2002.