eres-una-madre-permisiva-fijate-si-tienes-estas-caracteristicas

Para tu hijo tú puedes ser la mejor mamá del mundo porque le permites HACER LO QUE QUIERA. Cualquier hijo estaría feliz con una mamá así, sin embargo este tipo de crianza puede tener efectos muy negativos.

Las consecuencias de que tu hijo no reciba disciplina pueden ser, a largo plazo, iguales a la de los niños que reciben demasiada disciplina. ¿De qué consecuencias te hablo? Hijos rebeldes, irrespetuosos y con baja tolerancia a la frustración. 

Para evitar que esto ocurra primero debes saber si realmente eres o no una madre permisiva.Para ello te vamos a señalar algunas características que identifican este estilo de crianza, así podrás tomar medidas.

Los niños administran el tiempo a su antojo

Las madres permisivas dejan que sus hijos tengan el control total de su tiempo, prefieren que ellos no tengan horarios rígidos porque la sola idea de confrontarlos  les desagrada. No quieren contrariar a nadie, buscan ser aceptadas en todo momento. ¿Tus niños escogen sus propios tiempos de siesta? ¿Comen solo cuando tienen hambre? ¿No tienen un horario establecido de juego y estudio? 

No existen las rutinas en la vida de los niños

Igual que no hay horarios, tampoco hay rutinas en la vida de los hijos de madres permisivas, sus días no tienen ningún tipo de programación ni estructura. ¿Permites que tus hijos miren televisión hasta tarde en días de semana? ¿Dejas que ellos tengan la decisión absoluta de cuándo se hacen las cosas en la casa?

“Son cosas de niños” es la excusa para todo

Las madres permisivas evitan poner límites a los hijos porque no saben cómo hacerlo, y por eso evaden las situaciones.Por ejemplo,  permiten que sus niños corran por los pasillos del supermercado mientras ellas van en la dirección contraria cuando en realidad no saben cómo poner fin a una rabieta. ¿Excusas el comportamiento de tus hijos y tu falta de iniciativa al pensar “Déjalo, son cosas de niños”?

Las responsabilidades brillan por su ausencia

Los hijos de madres permisivas no saben lo que es tener responsabilidades en el hogar ni en ningún lado, estas madres lo hacen todo con tal de no incomodar a sus hijos. ¿No quieres discutir y por eso te rehúsas a pedir ayuda con las tareas de la casa?

Sin reglas en casa y sin ser una figura de autoridad, ten por seguro que antes o después tu hijo se sentirá perdido. El estilo de crianza permisivo puede ser cómodo para ti, pero tiene consecuencias negativas para tus hijos. Los extremos no son buenos, recuérdalo.