PAREJAS

En toda relación llega ese mítico momento en el que sale a relucir nuestro historial amoroso y el de nuestra pareja, un tema que nos interesa y nos inspira rechazo por partes iguales.

Sin embargo, la siguiente fase conlleva conocer a esa ex pareja si nuestro chico aún mantiene cierto contacto con ella o, en el más preocupante de los casos, pasa bastante tiempo con esa otra mujer. ¿Preocuparse? Sí, o quizás no, pues en ocasiones es posible tener amistad con la ex de tu novio.

El Factor X

Estuve con una chica y actualmente tenemos una buena relación“. Así empieza todo. “Me gustaría que se conocieran“. Esa preocupante sugerencia. “¿Quedamos para cenar el viernes por la noche?” ¡Pánico! Finalmente tiene lugar el encuentro y, para nuestra sorpresa, no nos sentimos tan mal, todo depende del enfoque, de nosotros y de la ex.

Tener una buena relación con la ex de tu pareja depende de varios factores: del tiempo transcurrido desde la ruptura con nuestra actual pareja, del análisis de los sentimientos comentado previamente y del carácter de la nueva y antigua novia, pues en el feliz mundo de tu novio todo es compatible.

Antes de proceder a tan tenso momento, lo mejor será comprobar qué piensa tu pareja de esa ex, dónde quedaron los sentimientos, por qué rompieron y demás detalles que te ayudarán a moldear mentalmente a la persona que conocerás sin tender la mano a paranoias, celos ni inseguridad. Si, por otra parte, conocer a la ex de tu pareja nunca ha sido lo nuestro, debemos comentárselo a nuestro chico de forma respetuosa, si bien tampoco podrás impedir que siga teniendo contacto con ella, pues en el momento en el que cohíbas una relación de amistad que estaba ahí antes de llegar tú, las cosas pueden empeorar.

Para muchas parejas con una mente abierta (pero no demasiado), provocar el conocimiento entre su pareja actual y su ex es algo normal e incluso sano, pues ayuda a limar los celos y comparaciones o permite un ambiente de mayor armonía entre esas dos mujeres importantes (de diferente forma) en su vida. No vamos a negarle sus buenas intenciones, pero todo debe hacerse con tacto.

El momento de conocer a su ex

Tras haber sonsacado la información acerca de tu ex de un modo discreto, nos disponemos a conocerla. Nosotros estamos seguros, confiamos en nuestra pareja y no pretendemos estar por encima de esa ex, tan solo nos limitamos a conocerla. Y, si bien es cierto que estos encuentros se vuelven más tensos cuando son planeados en lugar de sucederse de una forma más espontánea y natural, la idea no nos parece tan mala.

A medida que comienza la cena vemos que las charlas llegan solas, hay ocasión para alguna que otra risa y, en efecto, esa ex no supone ningún peligro. Eso sí, cuanto más se eviten los “conmigo no hacías eso” o esos momentos de nostalgia en los que se recuerdan momentos pasados en pareja, mejor. No tienes por qué ser testigo del revival sentimental de tu pareja y su ex.

Tras esa cena tu idea acerca de la ex de tu pareja mejorará, se mantendrá igual o, simplemente, no te habrá causado buena impresión, de modo que si no te apetece proseguir con demás cenas planeadas, díselo a tu pareja. Ya hiciste el esfuerzo, ya la conociste, y el veredicto puede constar de varias impresiones.

En el hipotético caso de prolongar esa amistad con la ex de tu novio procura evitar las comparaciones o hablar demasiado de tu relación, pues ya sabemos que las mujeres son más pícaras para estos temas y el pasado nunca es bueno removerlo. Quizás esa ex ya tenga otro novio y le apetezca comentarte algo, quizás el tiempo haya erradicado cualquier sospecha de reconquista, quizás nos sintamos cómodos para comentarle intimidades de nuestra pareja, pero eso depende de cada situación y, especialmente, de la infalible intuición en estos casos.

No contamos con que esa ex y tú sean grandes amigas, pero sí con que exista una mínima cordialidad y los fantasmas del pasado dejen de ser un motivo para la envidia y los celos.

Ser amiga de la ex de tu pareja es una situación que, trasladada al terreno masculino podría ser perfectamente exitosa (lo siento, chicas), pero en lo que respecta al carácter femenino la cosa cambia y el resultado puede ser perfecto, agridulce o catastrófico. Todo depende de la intuición, el respeto y comunicación con tu pareja o de la total libertad para expresar tus opiniones.

¿Alguna vez te has visto en esta situación? ¿Podrías tener una amistad con la ex de tu chico?