escargot

Escargot, en francés caracol, es uno de los platos más conocidos de Francia. Así es, son caracoles.

Dicen que hay que probar los caracoles al menos una vez en la vida. Dicen que podríamos llevarnos una gran sorpresa y encontrar uno de los grandes manjares culinarios.

Los romanos comían caracoles y son consumidos en casi todo el mundo, desde Marruecos a Camboya. De cualquier manera, son los franceses los que son más identificados con este delicioso plato, idealmente los borgoñeses.

Los caracoles son generalmente un aperitivo, servidos en su caparazón y cocinados en una deliciosa mezcla de ajo, perejil y mantequilla. ¿Cómo es? Tal y como se puede esperar, la textura es firme, aunque no está duro y el sabor es suave, similar al del marisco.

¿Puedes creerlo?