RECETAS

¡Al fin llegó Halloween! Esta fiesta merece que la celebremos con todo. La semana pasada te enseñamos a hacer un menú de dedos de salchicha amputados y cake pops de chocolate con forma de calabaza. Hoy, te traemos dos nuevas recetas imperdibles. Se trata de unas salchichas momia y unos esqueletos de chocolates. Son tan tenebrosos como deliciosos. ¡Toma nota!

Salchichas momia

Ingredientes: Dos tapas de masa para tarta, 12 salchichas y semillas para hacer los ojitos.

Procedimiento: Corta tiras de masa para tarta de más o menos un centímetro. Envuelve las salchichas con las tiras dejando un espacio para la “cara”. Colócalas en una placa y hornea a 180 grados durante quince minutos. Sácalas y deja enfriar unos minutos. Decora con las semillas imitando los ojos y sírvelas con diferentes aderezos.

Esqueletos de chocolate

Ingredientes: Para las galletas: 225 gramos de mantequilla a temperatura ambiente, 325 gramos de harina, 225 gramos de azúcar, 1 huevo, una cucharadita de café soluble, 1/2 cucharadita de sal, 1 cucharadita de esencia de vainilla y 50 gramos de cacao en polvo. Para el glaseado: 300 gramos de azúcar glas y 2 claras de huevo.

Procedimiento: Coloca en una procesadora la mantequilla y el azúcar y bate hasta conseguir una textura cremosa y suave. Añade la esencia de vainilla, el huevo y la sal y procesa un poco más. Incorpora la harina, el café descafeinado y el cacao, batiendo hasta obtener una masa homogénea.

Separa la masa en dos o tres porciones, envuélvela en film y llévala a la heladera por una hora. Precalienta el horno a 180 grados y prepara unas bandejas engrasadas con manteca.

Estira la masa y recorta las galletas utilizando un cortante para hombrecito de jengibre. Repártelas en la bandeja y hornea por doce minutos o hasta que empiecen a endurecerse los bordes. Déjalas enfriar por completo sobre una rejilla.

Para hacer el glaseado, tamiza primero el azúcar glas y reservarlo en un recipiente. Aparte, bate las claras de huevo con 1/3 del azúcar. Añade poco a poco el resto del azúcar, batiendo a velocidad media-alta hasta conseguir una textura espesa y homogénea.

Decora las galletas frías con el glasé utilizando una manga pastelera. Para rellenar las calaveras será más sencillo si lo aguas un poco. Deja secar totalmente antes de guardarlas en un recipiente hermético.