¿Qué es lo que hace exitosa a una mujer? ¿Es su apariencia? ¿Es su liderazgo? ¿Es su fuerza? ¿Es su poder? Esto suele ser lo que primero se nos vienen a la cabeza cuando pensamos en una mujer exitosa y, sin embargo, ninguna de estas cualidades es tan importante para ser una mujer exitosa como saber escuchar.

¿Es posible que algo tan simple como saber escuchar pueda hacer la diferencia cuando se trata de tener éxito? Pues sí, saber escuchar es una cualidad que puede marcar la diferencia entre ser exitosa o no serlo, o entre ser exitosa fácilmente o lograrlo con dificultad.

¿Por qué es tan importante aprender a escuchar? Porque la clave del éxito es hacer felices a otras personas. ¿No me crees? Piénsalo un momento: si haces cosas que hagan feliz a tu pareja, tendrás un matrimonio feliz. Si haces cosas que hagan felices a tus clientes, tendrás un gran negocio. Si haces cosas que hacen feliz a tu jefe, tendrás una gran carrera.

Claro que con esto no estoy diciendo que seas una mujer complaciente que deje de ser quien es para hacer felices a otros. Lo que digo es que, cuando aprendes a escuchar, sabes qué es lo que los demás quieren y puedes dárselos directamente, sin andar adivinando o gastando energía en hacer cosas que realmente a los demás no les importan o no valoran.

Así que ahora que hemos establecido la importancia de saber escuchar, una cualidad que se ha perdido hoy en día, pues todos parecen desesperarse por ser escuchados (especialmente desde el advenimiento de las redes sociales), el siguiente paso es aprender a cultivarla.

Cómo aprender a escuchar en solo 3 pasos

#1 Escucha con todo tu cuerpo

No solo se trata de escuchar las palabras que salen de la boca de otras personas, sino de escuchar con todo tu cuerpo, haciéndonos conscientes de la comunicación no verbal así como la vibración energética que la otra persona está emitiendo, leyendo entre líneas y percibiendo las emociones. ¿Cómo se hace esto? Estando en paz nosotros mismos. Relájate y concéntrate en la otra persona, y podrás escucharla con todo tu cuerpo.

#2 Expresa lo que percibes y haz preguntas

Una vez que tienes una idea clara de lo que la otra persona está tratando de transmitir, asegúrate de haber captado bien el mensaje expresando en voz alta lo que percibes y haciendo preguntas que te ayuden a aclarar el mensaje.

#3 Acepta el mensaje

Muchas veces lo que escucharemos no será de nuestro agrado. Sin embargo, en lugar de ponernos a la defensiva, lo mejor que podemos hacer es mantener la perspectiva y entender que la otra persona tiene derecho a tener su propia opinión, así como nosotros tenemos derecho a tener la nuestra. Y luego que aceptamos el mensaje tenemos la oportunidad de buscar puntos en común o formas de reconciliar ideas diferentes.

Aprender a escuchar te ayudará a ser una mujer mucho más exitosa y te servirá en todos los ámbitos de tu vida, no solo el profesional.