Los niños aman tener una mascota pero si tú todavía no estás segura de que sea la decisión correcta, este artículo te ayudará. Crecer junto a una mascota les enseñará muchísimo a tus hijos y les dará a su primer amigo, ese amigo del que nunca se olvidarán. ¿Tienes dudas si darles a tus hijos una mascota? Por estas 9 razones sería una gran decisión.

Mejoran las habilidades de lectura

Ellos se volverán amigos incondicionales, y a tus hijos les encantará leerle un libro a su gran amigo fiel. Cuando son pequeños prefieren leerles a los animales antes que a otras personas, ya que pueden leer con tranquilidad y sin interrupciones.

Aprenden a ser responsables

Los niños aprenden a ser responsables desde pequeños. Tener una mascota no solo implica diversión, sino también cuidado, alimentación y ejercicio. Con una mascota puedes enseñarles a tus hijos lo importante que es la responsabilidad y el cuidado de uno mismo y de quienes los rodean.

Aumenta su autoconfianza

Ser una persona responsable permite confiar en uno mismo, tus hijos serán capaces de cuidar de la mejor manera a su mascota y también a ellos mismos. Y también se sentirán orgullosos de los buenos amigos que son.

Aprenden sobre las consecuencias

Si tus hijos no son lo necesariamente responsables con sus mascotas, las consecuencias serán sumamente visibles. Ellos aprenderán lo importante que es ser responsables y las consecuencias que trae no serlo, dejándoles una gran lección de vida que siempre recordarán.

Aprenden a jugar y a ejercitarse

Estar al aire libre con tus hijos y mascotas suena muy divertido, ¿no lo crees? Pero también les enseñará a tus hijos a jugar y a ejercitarse. Un cachorrito no parará de correr en el parque y tus pequeños irán detrás de ellos, ejercitándose y jugando sin parar.

Reducen el estrés

Nuestros niños también pueden padecer de estrés, pero una mascota podrá ayudarlos a reducirlo, con tan solo abrazar a un perro ellos sentirán paz y amor. Pero los gatos también les transmitirán calma y permitirán que reduzcan el estrés, su ronroneo y su fidelidad harán que tus hijos se sientan amados y tranquilos.

Generan compromiso

Tener una mascota implica un compromiso duradero, ellas estarán con tus hijos durante muchísimos años y ellos siempre deberían de alimentarla, jugar, y mostrarles su amor diariamente. Una mascota les ensañará a comprometerse con aquello que aman.

 Se vuelven más disciplinados 

Estudios han comprobado que tener un perro en la familia permite a tus hijos a aprender a ser disciplinados. Juntos crecerán, aprenderán y se convertirán en amigos inseparables.

Son menos propensos a padecer alergias y asma

Estudios han comprobado que aquellos niños que conviven con mascotas desde pequeños tienen menos probabilidad de desarrollar alergias y asma. Y eso se debe a que si tus pequeños antes del año tienen mascotas, su cuerpo desarrolla un sistema inmunológico más fuerte para que el pelo que pierden no los afecte.

¿Estas 9 razones te han convencido? Una mascota para tus hijos es una gran decisión, los ayudará a crecer, a ser mejores personas y a apreciar a quienes lo rodean.