¿Alguna vez tu hijo adolescente te ha dicho: tú no sabes por lo que estoy pasando? ¿Se te ha hecho difícil aconsejarlo sobre situaciones que nunca has experimentado?

Para que puedas aconsejarle cómo debe actuar, te damos a continuación una lista de experiencias que te ayudarán a conectar con tu hijo adolescente.

Experiencias sobre la vida escolar

Puede ser que tú hayas sido una muy buena alumna y realmente no entiendas el porqué de la mala relación que mantiene tu hijo con los profesores. Antes que nada, no intentes emitir un juicio sobre la conducta de tu hijo sin antes escuchar qué es lo acontecido.

Procura ser empática con él, pero debes estar alerta pues muchas veces los adolescentes cuentan las experiencias desde su punto de vista y solo viendo la forma en que le ha afectado la situación sin hacerse cargo de sus propias acciones.

Luego puedes hablar sobre experiencias de la vida escolar de personas allegadas a ti, sin ser muy específica ni dar nombres en concreto. Además si conoces a alguien que haya pasado por una situación similar a la de tu hijo, puedes invitarlo para que cuente de qué manera pudo sobrellevar las distintas situaciones y cómo le han afectado en lo personal.

Experiencias sobre tus relaciones

Ya sean relaciones amorosas o amistades, es bueno que tu hijo conozca distintas experiencias para que, en el caso de ser negativas, sepa cómo evitar transitar ese doloroso camino. Ten en mente que tu hijo adolescente ya ha comenzado a adoptar responsabilidades y las decisiones terminan por ser suyas, no tuyas.

La inclusión en el círculo de amistades, especialmente en la adolescencia, no es nada fácil. Si no posees la experiencia para ayudar a tu hijo a confrontar este tipo de situaciones es mejor que consigas ayuda de un mentor, o de un profesional. También hay una gran variedad de libros y artículos con la información necesaria para que puedas prepararte antes de hablar con tu hijo.

Experiencias laborales

Tu hijo está en la etapa en la que posiblemente deseará y conseguirá su primer empleo. Debes estar atenta en cada paso que dé. Dale tus mejores consejos sobre relaciones interpersonales y derechos laborales. Haz memoria de tu primer empleo y ayúdalo a poder avanzar en el suyo.

No olvides que toda experiencia que sea dolorosa o que te parezca insignificante puede ser una herramienta muy útil para guiar a tu hijo en su vida. Atrévete a contarle tus experiencias de vida, sé audaz y honesta, de seguro tu hijo te lo valorará.