Es una prenda que nos encanta y, aunque parece muy seria, demasiado formal o mujer fatal, la falda lápiz se presta para todo tipo de estilismos.

Sienta genial, es cien por ciento combinable y, sobre todo, es sinónimo de elegancia. Y como nosotras siempre intentamos ser originales, decidimos mostrarte algunos looks que escapan a la típica falda lápiz negra (un must que no te puede faltar) para animarte y verte divina.

Lady: Combina una falda de encaje azul con una blusa de seda crudo. No te pueden faltar unos tacones altísimos y, para bajarle la formalidad al look, complementa con una chaqueta de cuero.

Color: Puedes animarte también a una falda lápiz blanca ¡ideal para el verano! Vístela con una camisa fucsia con transparencias, que están súper a la moda. El detalle: accesorios en turquesa.

Casual: Esta es una de las mejores opciones para las chicas que verdaderamente quieran salirse de la seriedad de la falda lápiz. Conjuga una falda en blanco y negro con una camiseta gris (esa que te encanta para todos los días). El secreto consiste en que la falda sea por debajo de las rodillas.

Simple: Pero si lo tuyo es lo clásico, te recomendamos un equipo black & white. Utiliza una falda negra pero de cuero para darle originalidad a tu look, y combina con una camisa a rayas y con transparencias. Completa con un sobre blanco.