BRITNEY

El momento más esperado de cualquier fan es conocer a su artista favorito, pero los seguidores de Britney Spears se llevaron una ingrata sorpresa al compartir un -escaso- momento con la cantante.

Fanáticos de la diva pagaron 2.500 dólares para conocerla antes de su concierto en el Planet Hollywood de Las Vegas. Sin embargo, lo que tendría que haber sido un adorable y caluroso encuentro con Britney y sus más fervientes seguidores, terminó en una decepcionante y breve entrevista.

El precio pagado incluía un paquete VIP que aseguraba la primera fila en su concierto Piece of Me, merchandising exclusivo, poder conocerla de cerca y sacarse una foto.

“A los fans se les dijo antes del encuentro que no podían abrazar ni tocar a Britney sin su permiso y que no le podían dar ningún regalo. Y cuando finalmente lograron verla fue: sonreír, foto y adiós. Cada persona estuvo, literalmente, tres segundos con ella“, contó una fuente a RadarOnline.com.

“La gente esperaba a una efusiva Britney, pero en su lugar resultó siendo algo extraño e incómodo. Casi no habló. Simplemente sonreía, asentía y decía gracias de vez en cuando”, añadió un testigo a la publicación.

¿Será que la princesa del pop tuvo un mal día o simplemente esa es su forma de ser?