La feijoada es el plato nacional de Brasil y el más conocido del país a nivel internacional. Su origen nos remonta a la ciudad de Río de Janeiro. En la época colonial, luego de los festines que daban los dueños de las plantaciones, los esclavos negros recogían las sobras para mezclarlas con frijoles y hacer un guiso.

Con el tiempo, la feijoada se convirtió en un símbolo nacional y hoy es consumido por todos los brasileños, pudiendo encontrarse en prácticamente cualquier restaurante.

Sus principales ingredientes son los frijoles negros y la carne, que puede ser de res, cerdo o pollo. Se realiza un guisado junto con algunas verduras y luego se agregan los frijoles. Además, se acompaña con arroz blanco y farofa, una preparación a base de harina de mandioca. Algunos también, eligen agregar mandioca frita o naranja fresca cortada en rodajas.