AHORRO

Sin embargo, siempre me ha llamado la atención la forma en que otras mujeres son capaces de ahorrar dinero como si fuera su segunda naturaleza.

Definitivamente es cuestión de hábitos, de la forma en que gastan el dinero día con día, porque mientras algunas de nosotras no nos pasamos la vida de compras (aunque quisiéramos), de repente tenemos gastos importantes que de una u otra manera afectan nuestra economía.

Entonces ¿qué hacen diferente? Aquí les contamos algunos hábitos de las personas ahorradoras.

Tienen (y mantienen) un presupuesto

Las personas que ahorran también son personas que tienen un plan, un presupuesto. Al principio nos da miedo pensar en él porque suena muy restrictivo y seamos sinceras, también parece aburrido. Sin embargo un presupuesto se puede convertir en algo que nos motive, que nos libere y sobre todo, que nos ayude a conseguir nuestras metas financieras.

Es importante que busques un sistema que te funcione a ti y lo mejor es ir probando hasta que encuentres aquel con el que te sientas más a gusto. No te des por vencida si no funciona a la primera, lo importante es que tomes cartas en el asunto y te hagas dueña y ama de tu dinero y tus gastos.

Controlan sus gastos

Una manera muy obvia de cambiar tu relación con el dinero es hacer una crónica de tus gastos. ¿Eres adicta a las compras? ¿Compradora compulsiva? ¿Compras sólo con descuentos?

Definitivamente no es fácil analizar los recibos de tu cartera, pero el primer paso es descubrir que tus gastos están fuera de control. Una vez que aceptas que existe un problema, podrás hacer compromisos (contigo misma) sobre la forma en que vas a gastar el dinero.

Tienen metas financieras

Tal vez en este momento no tengas ninguna meta, pero puedes sentarte y escribir una lista de cosas que te gustaría conseguir en los próximos 2-5 años. Puede ser desde pagar tus deudas, ahorrar para renovar tu casa o para esas vacaciones con las que tanto has soñado, lo importante es que sean objetivos que se relacionen con tu dinero y tus gastos.

Una vez que tengas la lista es importante que la revises cada 15 días y que pongas acciones específicas para esas dos semanas: comer en casa, no comprar café, viajar en transporte público, etc. Con el paso de las semanas y los meses, podrás ver el avance en las metas que estableciste y te aseguro que te darán el ánimo necesario para seguir trabajando en ellas.

Se recompensan

Parece que va en contra de todo lo que un ahorrador hace, pero un regalo para ti de vez en cuando te dará la confianza de seguir por el camino de los gastos controlados. ¿Cómo? Estableciendo un límite de lo que puedes gastar en esta recompensa y analizando cada cuánto puedes comprarte algo fuera del presupuesto.

Control. Es la palabra y el estado mental que debes buscar para convertirte en una ahorradora profesional.