CUADRO

Algunas personas tienen más habilidades artísticas que otras; mientras unos son capaces de decorar el hogar con cuadros pintados al óleo, otras personas prefieren decorar las paredes de la sala con afiches o imitaciones baratas de grandes obras de arte. En cambio, lo que te proponemos aquí es un divertido y sencillo cuadro con crayolas. ¡Súper creativo y fácil de hacer!

Materiales

  • 2 Cajas de crayolas (de 48 o 64, dependiendo del tamaño del lienzo).
  • Pistola de silicona.
  • Secador de pelo.
  • Pepel periódico.
  • Lienzo de las medidas deseadas.

Procedimiento

1. Para empezar con este cuadro, antes que nada necesitamos fijar las crayolas al lienzo utilizando la pistola de silicona. Para ello, primero debes quitarles el papel con el que las crayolas vienen recubiertas, cortándolos a lo largo con un cutter para quitarlos con más facilidad.
2. Luego, deberás organizar las crayolas de acuerdo a los colores que desees para tu cuadro. Puedes usar el mismo orden de colores que tienen las cajas de crayolas. Es cierto que cuantos más colores tengan las cajas, más matices y riqueza cromática tendrás en tus cuadros.
3. Una vez que hayas pegado las crayolas al lienzo, debes apoyar el lienzo sobre la pared, dejando que el cuadro quede inclinado. Te recomendamos que coloques unas hojas de periódico en el piso para evitar cualquier mancha.
4. Ahora viene lo más divertido. Para lograr tu obra de arte, debes comenzar a utilizar el secador sobre las crayolas, a temperatura y potencia media. Esto hará que las pinturas se derritan y dejen un diseño bien lindo sobre el lienzo. Siempre podrás variar la distancia al lienzo, la potencia y el ángulo desde el que diriges el aire caliente, ya que lograrás diferentes texturas.

¿Qué te parece la idea?