También conocidos como Pancakes, los Hotcakes, unos deliciosos panqueques esponjosos, son una receta clásica de Estados Unidos y suelen consumirse en el desayuno, apilados y acompañados de manteca y jarabe de arce.

Pero esta preparación también puede ser servida en la merienda o como postre después de una cena. Son exquisitos y muy fáciles de hacer. Solo necesitas batir dos huevos con una cucharada de azúcar, media taza de leche, una taza de harina tamizada, una cucharadita de polvo para hornear, 25 gramos de manteca y un chorrito de esencia de vainilla. Una vez que la mezcla se ve homogénea y sin grumos hay que dejarla descansar por treinta minutos. Luego se cocina en sartén con un poco de manteca, colocando dos cucharadas de mezcla y formando un círculo.

Y ahora ¡a librar tu imaginación! Una vez cocidos, puedes acompañarlos con lo que quieras, como chips de chocolate, crema, dulce de leche, crema de avellanas, frutas, helado, caramelo o chocolate derretido.

¡Qué lo disfrutes!