La ciudad de Ica está situada sobre la costa sur de Lima y es un oasis en medio de las pampas desérticas del Perú.

La zona posee un gran pasado histórico. Sus primeros habitantes se remontan a 10 mil años de antigüedad, quienes vieron florecer su cultura y la de otras ciudades como Paracas, Wari y Nasca.

El departamento de Ica es el único de la costa sur formado por planicies, también llamadas llanuras costeñas, puesto que la Cordillera de los Andes se levanta muy al interior.

En Ica se encuentran extensos desiertos, como las Pampas de Lancha y las Pampas de Villacurí, donde el calor es muy intenso.

Ica ofrece playas y aguas termales, variada fauna marina, museos y excelentes servicios de hoteles. Además, allí se encuentra la Reserva Nacional de Paracas, la única área natural protegida en Perú, que comprende territorios y ecosistemas marinos y terrestres. En ella viven colonias de diversos animales, como lobos marinos y aves costeras de diversos tipos.

En la Bahía de Paracas se dice que el Libertador San Martín, al observar los colores del plumaje de las parihuanas o flamencos, se inspiró para crear la bandera del país.

Por otra parte, en Ica está el oasis más famosos del Perú: el Huacachina. Enclavado entre enormes dunas de fina arena, este oasis fue antaño (1920 a 1950) un balneario de alcurnia, al que acudían los iqueños en procura de los beneficios curativos de sus aguas sulfurosas. Huacachina está rodeado de palmeras y viejos algarrobos, cuenta con antiguas residencias y malecones que vieron su apogeo en la década de los años cincuenta.