OFI

Si la oficina es uno de los lugares donde más tiempo pasas, es importante que le des tu toque personal y que te adueñes de estos ambientes. Cuatro ideas simples e innovadoras para que renueves cada rincón con muebles y productos de gran variedad de colores y texturas.

Espacios reducidos vs. espacios amplios

Para lograr que los espacios parezcan más grandes, es ideal combinar colores claros -como el blanco, el beige y el gris- con texturas opacas y líneas rectas. Así, se podrá ganar espacio a través de una ilusión óptica. Para acentuar este resultado se puede jugar con muebles de melamina en tonalidades de maderas claras para obtener profundidad y perspectiva, y mezclarlos con materiales como el vidrio. Esto se puede usar en todos los ambientes, ya sean dormitorios, cocinas y oficinas. Además, como podemos suponer, en ambientes pequeños menos es más, ya que elegir un equipamiento adecuado, funcional y de formas puras (cubos, prismas, etc.) ayuda a aprovechar mejor el espacio.

Muebles funcionales

Cuando las áreas son reducidas, se requiere más creatividad para unir funcionalidad y diseño. Para lograrlo, se pueden elegir muebles que puedan adaptarse a realidades comprimidas. Por ejemplo, que se encastren entre sí, como bancos que encierran banquetas debajo, muebles que guardan camas, respaldos que funcionan como baúles, entre otros. La melamina es una de las opciones a tener en cuenta, porque permite diseñar equipamientos prácticos y de múltiples usos, a bajo costo.

Calidez en cada ambiente

Los colores cálidos ubicados estratégicamente como focos de atención permiten alcanzar una sensación de día sin fatigar la vista y brindar confort y bienestar. Paredes pintadas de amarillo o verde claro, conjugadas con la melamina en color madera con vetas claras generan profundidad y calidez. Las texturas de los muebles son las protagonistas para lograr este resultado.

Personalidad en cada rincón

Uno de los desafíos más grandes a la hora de ambientar el espacio propio es darle personalidad. Para evitar la monotonía y los espacios aburridos, se pueden elegir colores audaces, que escapen a lo clásico. Quizás una pared violeta, naranja o verde manzana sea la mejor elección para darle el toque de distinción a un ambiente. Estos colores -combinados con colores neutros como el negro, el blanco o el gris- permiten otorgarle identidad al ambiente. Con respecto a los muebles, una buena idea es recurrir a piezas de diseños originales y contemporáneos, con líneas fuertes horizontales y con texturas brillantes. Los prismas de melamina son una opción fácil de armar y de colocar, ya que permiten diversidad de tamaños, colores y combinaciones.