JUSTIN

Justin Bieber se presentó el fin de semana en el estadio de River, en Buenos Aires, Argentina. Pero mientras que el show del sábado se desarrolló normalmente, el domingo tuvo que suspenderlo.

Ese mismo día más temprano, el cantante había anunciado que se sentía mal. Dijo que estaba intoxicado por algo que había comido.

A pesar de esto, siguió adelante con su segundo recital, que se retrasó casi dos horas.

Justin llegó a cantar algunos temas, durante alrededor de una hora. Pero en un momento no pudo seguir y abandonó el escenario. El DJ empezó a pasar música. Un tiempo después, él salió y les dijo a los fans que no podía continuar. Pidió disculpas y se retiró.

En estos días se estuvo hablando de una posible reprogramación, pero parece que todo quedó en la nada. De todas formas, las fanáticas le siguen siendo fieles a su ídolo pop.