La duquesa de Cambridge dejó ver su panza de seis meses durante un acto protocolar, durante el cual visitó una escuela para poner en marcha un proyecto que ayudará a reducir el impacto de la adicción a las drogas y el alcohol.

Para este evento, Kate lución un vestido azul con un estampado primaveral a media rodilla. ¡Divino!

La futura reina ya es considerada una de las embarazadas mejor vestidas de 2013.

Ella y el príncipe William serán esperan a su primer hijito para julio.