keira

En general, las mujeres solemos gastar una gran cantidad de dinero en un vestido de boda que solo usaremos un día, a menos que seas Keira Knightley, en cuyo caso las cosas toman otro color.

Para ser más exactos, ni siquiera el vestido que usó para su boda con James Righton era nuevo. La actriz eligió para la ocasión un vestido de la colección primavera 2006 –sí, de hace siete años- de Chanel que ya había lucido anteriormente en la gala pre-BAFTA en 2008.

En su momento, Keira había confesado que no necesitaba tener el vestido perfecto para su boda y que prefería invertir el tiempo en disfrutar del compromiso más que en encontrar el traje ideal.

¡Y se lo tomó al pie de la letra! porque aunque le lluevan las críticas, ella volvió a reutilizar el vestido, esta vez, para acudir a la Serious Fun Children’s Network Gala en Londres.

¡Eso sí es saber sacarle partido a un vestido!