Nació en Londres, Reino Unido, el 26 de marzo de 1985 y con tan solo tres años ya sabía que quería ser actriz. Por eso, empezó a pedirles a sus padres que le consiguieran un representante artístico.

Desde los seis años apareció en programas de televisión, debutando en la pantalla grande con el personaje de Natasha Jordan en el film británico Dos Mujeres de 1994. Cuatro años después llegaría una primera oportunidad en Hollywood nada menos que de la mano de George Lucas, pues Keira quedó elegida para interpretar a Sabé, la encargada de suplantar a Natalie Portman en Stars Wars Episodio I: La Amenaza Fantasma.

En 2001 consiguió su primer papel protagónico en Princess Of Thieves, una película hecha para televisión, donde la actriz encarnó a la hija de Robin Hood.

Pero el 2003 sería su gran año, al protagonizar la primera secuela de la serie Piratas del Caribe, junto a Orlando Bloom y Johnny Depp. Por este trabajo Keira recibió las mejores críticas. Además, participó en el film Realmente Amor, una comedia romántica que reúne a los mejores actores ingleses.

Luego de un período de mala racha en el cine, con títulos poco relevantes como Domino y The Jacket, llegaría la gran consagración con el film Orgullo y Prejuicio, donde demostró no ser solo una cara bonita y tener verdadero talento artístico.

En El Límite Del Amor, La Duquesa y Un Método Peligroso, esta última en la que deslumbra con una excelente interpretación de una histérica, son algunos de los títulos más exitosos en los que participó la joven británica.

Actualmente, Keira está ansiosa por el estreno del film Anna Karenina, donde interpreta a la protagonista de la obra de León Tolstói.

Con su frescura, belleza y sus grandes dotes actorales, Keira demostró ser una excelente artista.