La famosa y extravagante cantante pop canadiense Avril Lavigne es la propietaria de una hermosa mansión en la exclusiva zona de Bel Air, en Los Ángeles, vivienda que fue adquirida por la suma de 9,5 millones de dólares.

La lujosa propiedad que la cantante compartía con su ex marido Derek Whibley,  líder de la  conocida banda Sum 41, cuenta con ocho bellas habitaciones y diez baños y se caracteriza por un hermoso estilo toscano con grandes muros en tonos ocres junto a grandes aberturas negras, todo bajo simples techos de tejas españolas terracotas.

En los interiores predomina el blanco puro con delicadas terminaciones en muros y cielorrasos y una sutil iluminación por medio de luces dicroicas. También se puede observar la gran recepción con una alucinante escalera doble de barandas ornamentadas en hierro negro y la cocina con mobiliario en madera de cedro lustrada, mesada-comedor y grandes artefactos en acero inoxidable de la más alta calidad.

La preciosa propiedad está rodeada de abundante vegetación y bellas arboledas con jardines donde se ubica una cancha de tenis, una hermosa piscina en mosaico veneciano verde y varios sitios de ocio para descansar durante las soleadas tardes de Los Ángeles.

Sumado a esto la vivienda cuenta con ascensor, un sauna y un enorme garaje con capacidad para 10 autos.