La cantante Céline Dion y su marido, el productor musical René Angélil, nos abren las puertas de su increíble mansión ubicada en la prestigiosa isla de Jupiter Island en Florida, Estados Unidos.

La pareja adquirió la propiedad en 2005 por una suma de 12 millones de dólares. Pero pronto comenzaron los trabajos de remodelación. Demolieron la casa vieja y construyeron una mansión de mil metros cuadrados. Hoy, el inmueble está valuado en unos 20 millones de dólares.

Y es que Céline y René siempre habían soñado con tener una casa donde albergar a toda la familia: los hijos en común, los hijos de René, los nietos, los trece hermanos de Céline y sus familias. Y que mejor que Jupiter Islan, situada muy cerca a Palm Beach, donde vive la gente más rica de toda Florida. El archipiélago parece ser un lugar muy tranquilo, ideal para familias con pequeños niños. Tal es así, que se rumores que la mismísima Jacqueline Onassis quería comprar una casa allí, pero sus habitantes (700 residentes, todos multimillonarios) se opusieron por su fama de juerguista.

Ahora bien ¿dónde entra toda la familia? Pues, la casa principal cuenta con seis habitaciones y la de invitados con otras cuatro más. Hay una bodega, un cine, una casa para el personal doméstico, un aparcamiento subterráneo para cuatro coches, un parking exterior para catorce vehículos, una pequeña playa, un muelle para amarrar embarcaciones y una cancha de tenis.

Pero todo esto parece poco al lado del gigantesco parque acuático del jardín. Éste se compone de una inmensa piscina de más de cien metros cuadrados, donde caben, por lo menos, once millones de litros de agua. Además, cuenta con toboganes, puentes, cascadas y un gran balde que tira agua, para disfrutar del día a pura diversión.

No te pierdas hoy a las 19 un nuevo episodio de The Renovators. Esta vez, los concursantes llegan al depósito y se encuentran con una fila de casas con fachadas sin vida y jardines de tierra. En parejas, los renovadores tendrán que elegir una de esas casas y en cuatro horas deberán transformar la fachada de la propiedad en algo atractivo para un comprador.