La cantante de los Black Eyed Peas, Fergie y su marido, el actor Josh Duhammel son dueños de una hermosa mansión en Los Ángeles, valuada en 3,7 millones de euros.

A la mansión se la conoce además como la casa “antidiscusiones”, pues es tan grande que cuando Fergie y Josh discuten, no es necesario que uno de los dos se vaya. En la misma casa puede evadirse el uno del otro sin problemas.

El inmueble cuenta con dos baños, dos cocinas, dos garajes, dos salones… ¡todo doble! Y a eso se le suman las habitaciones de invitados y la piscina. Es una vivienda muy completa y elegante, y una de las más envidiadas de Santa Mónica.

Lo mejor de todo es sin duda la elegancia en la decoración. Además, todas las habitaciones poseen una excelente iluminación… ¡es divina!