A fines de junio, la pareja favorita de Hollywood adquirió una inmensa mansión de 16 millones de dólares en el exclusivo barrio de Richmond, en Inglaterra, donde vivirá junto a sus pequeños hijos durante los próximos dos años, debido a proyectos laborales.

La casa ostenta un estilo clásico antiguo del siglo XV, cuenta con una enorme piscina cubierta, perfecta para el cambiante clima de la ciudad, y un gran jardín con fuentes y estatuas en forma de elefantes. Además, posee varios comedores decorados en madera y una amplia cocina, ideal para los seis niños de la familia.

Los Brangelina ya habían vivido en esta propiedad el año pasado, mientras Brad rodaba el film World War Z, y les gustó tanto que decidieron hacerla su dulce hogar mientras trabajen en Londres.

Fuentes cercanas a la pareja destacan que los actores adoran el Reino Unido. “Brad y Angelina sienten mucho cariño por este país, por eso esta inversión tiene mucho sentido”, publicó recientemente un diario londinense.

Por otra parte, Angelina decidió comprar tres obras de la artista inglesa Bambi para decorar su nuevo hogar. La primera es un cuadro del príncipe Guillermo y su mujer Catalina de Cambridge, la segunda es un retrato de la reina Isabel, y la última, una de la cantante Amy Winehouse.