El argentino Antonio De la Rua se separó de Shakira en noviembre de 2011, poco antes de que la cantante revelase lo que ya era vox pópuli: su relación amorosa con el jugador del Barcelona Gerard Piqué.

Ahora, el hijo del ex presidente argentino reclama una indemnización “de más de 100 millones de dólares” por hacer sido socio de la artista durante siete años, afirmando que Shakira incumplió el acuerdo de asociación verbal” que tenían, según versa el texto de la demanda. Además, pide con urgencia el embargo de cuentas en el Banco Safra de Ginebra, Suiza.

“He intentado varias veces, tanto personalmente como a través de un abogado, resolver este litigio de forma amistosa. En el mejor de los casos, estos intentos se han encontrado con el silencio, y en el peor de los casos, con la hostilidad. En resumen, a través de sus acciones y declaraciones, la Sra. Mebarak ha mostrado una clara intención de tomar todas las medidas necesarias para impedir que tome posesión de los bienes que son legítimamente míos”,  comunica el sitio Caracol.com citado el texto de la demanda.

El ex novio también acusa a Shakira de engañar al tribunal que debe dirimir el caso: “Desde noviembre de 2011, en un aparente intento de evitar proporcionarme los beneficios de la Sociedad a los que tengo derecho, la Sra. Mebarak ha adoptado una estrategia de tratar de reescribir la historia, que incluye negar la existencia de una sociedad, menospreciando mis contribuciones a la Sociedad, tergiversando los hechos pasados, y presentando declaraciones falsas y engañosas a este Tribunal”.

En Bahamas, la cantante había interpuesto a su vez otra demanda millonaria, en la que afirmaba que Antonio había tomado 3 millones de dólares y gastado otro medio millón sin su permiso. También asegura que le dio trabajo porque estaba desempleado, pero que nunca fueron socios.