¿Encontrar un punto de reencuentro y de retorno? ¿Cerrar la relación de la mejor manera posible? ¿Cuál es la función de la terapia de pareja exactamente?

La pareja es un mundo de dos, pero está compuesto por dos personas con sus conflictos que, en una relación se suman. Si no se es capaz de sortear y superar estos conflictos individuales con el apoyo del otro, además de los problemas que hay que superar como pareja… todo se complica exponencialmente.

Llega un punto en que no hay manera de seguir remando solos en una relación que se va a pique y se acude a la terapia de pareja. ¿Qué pasa entonces? Hay personas que van a terapia pensando en que es una salvación deseada, una ayuda necesaria. Si los dos están de acuerdo en esto, la terapia será positiva.

Pero cuando los dos, o uno de los dos, acuden a la terapia pensando que ya no hay remedio y buscando complacer el último deseo de su compañero, ese “que no digan que no lo intenté todo” lleva a la desunión.

Errores con la Terapia de Pareja

  • Creer que con ir a terapia, todo está solucionado

El simple hecho de ir a un terapista NO significa que ya hemos superado el problema. No se puede continuar con la relación si no hemos resuelto lo expuesto (y créeme cuando te digo que se expondrán cosas muy dolorosas que quizá te dejen pensando o alimentando rencores).

  • Aferrarse a la idea de que la relación será para siempre

A veces, realmente la relación está rota porque las dos personas que se unieron han crecido por caminos diferentes y ya no hay puntos de encuentro. Forzar una relación que terminó es lo peor que puede pasar, provocará infelicidad para todos. Si se dan cuenta de esto en terapia, terminen la relación.

  • Ir a terapia demasiado tarde

Hay parejas que llegan a terapia con la ilusión de un milagro, cuando ya es demasiado tarde y las heridas han dejado cicatrices imborrables. Cuando una pareja ya no se tiene confianza o respeto, no hay nada que el terapeuta pueda hacer. Hay que acudir a terapia cuando la crisis se presenta, o cuando la vemos venir, no cuando ya ha estallado con violencia entre los dos. 

Aciertos con la Terapia de Pareja

  • Es indicada cuando lo que pasa es que hay problemas de comunicación

Ese es el punto fuerte de un buen terapeuta. Si la pareja se ama pero no sabe comunicarse, el terapeuta establecerá un puente de comunicación entre ambos y les enseñará cómo mantenerlo abierto para seguir adelante.

  • Es indicada cuando uno de los dos miembros de la pareja debe solucionar un problema personal

El terapeuta les hará ver cuál es el problema puntual que tiene uno de los dos y cómo eso está afectando a la relación de pareja. Les ayudará con las pautas para poder solucionarlo y, seguramente, el que tiene el problema tendrá que acudir por ayuda individual a otro especialista. 

  • Es indicada cuando se es consciente de que la pareja está terminada

Pero hay hijos de por medio y se desea una ruptura de la relación limpia, sin rencores y enojos, de forma saludable para todos.

Debes tener siempre en cuenta que el terapeuta no es un mago, no puede salvar la relación si ambos no lo desean, es simplemente una guía que te hará ver lo que está fallando. Desde afuera, como testigo objetivo y experimentado, puede analizar mejor la relación de pareja sin enredarse en las emociones implícitas. Es una oportunidad de facilitar las cosas, pero no salva ni termina ninguna relación.