Viaje

Ya te mostramos el top 5 de las ciudades más coloridas. ¿Te quedaste con ganas de ver más? Acá te dejamos otras cinco que no te puedes perder.

Izamal

Es una ciudad mexicana fundada a mediados del siglo XVI sobre los vestigios de un antiguo asentamiento maya. Se la conoce como “la ciudad de las tres culturas”, ya que combina rasgos prehispánicos, coloniales y del México contemporáneo. Sin embargo, lo más característico de esta ciudad es el color amarillo de sus edificaciones que, desde que en 1993 recibiera la visita del Papa Juan Pablo II, lucen este color como símbolo de identificación con la Ciudad del Vaticano.

Willemstad

Willemstad es la capital de la isla de Curaçao, al sur del mar Caribe y antigua capital de las Antillas Neerlandesas. Su arquitectura tradicional holandesa destaca por ser el único ejemplo de este estilo en todo el mar Caribe y es por ello que en el año 1997 fue declarada Patrimonio Mundial de la Humanidad por la Unesco. Los dos barrios o distritos de los que se compone esta pintoresca ciudad están separados por la bahía de Santa Ana, que llega hasta el puerto de Schottegat, el más grande de la isla. Willemstad destaca por los tonos pastel de sus casas que contrastan con el azul del mar y crean una colorida estampa difícil de olvidar para los viajeros que tengan el placer de visitarla.

Bo-kaap

La multiculturalidad de la capital legislativa de Sudáfrica, Ciudad del Cabo se ve representada en la cantidad de distritos que abarcan diferentes culturas de todo el mundo. Uno de ellos es Bo-Kaap, un barrio perteneciente a la comunidad malaya situado en las laderas de Signal Hill. El atractivo principal de este distrito son las casas bajas pintadas de colores y sus calles empedradas. Lejos de buscar la uniformidad de ciudades como Jodhpur o Chaouen, Bo-Kaap muestra todos los colores del arcoíris, ya que cada casa está pintada de tonos pastel distintos entre sí.

Vernazza

Es la ciudad más septentrional y quizás más pintoresca de las cinco que forman los pueblos del Cinque Terre en Italia. Coloridas casas y callejuelas que serpentean a través de acantilados imposibles. Un pequeño y encantador puerto pesquero dota de misticismo al ambiente de este pueblo, coronado por una iglesia y un castillo que vigilan desde lo alto hacia el mar. El color es algo que no falta en esta pintoresca localidad que ha sido reconocida Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, un patrimonio evidente en el elegante estilo de sus casas y calles, decoradas con formas, dibujos y colores muy elaborados.

Júzcar

Un pueblecito azulado ubicado en la serranía malagueña de Ronda. En 2011 se produjo en el pueblo el estreno mundial de la película Los Pitufos, para lo que se vistió del color azul celeste que lo caracteriza. Dado el éxito lúdico y económico que tuvo esta iniciativa, los 243 juzcareños que habitan la localidad decidieron mantener sus casas de este color como seña de identidad.