Las-personas-que-sufren-de-estreñimiento-necesitan-más-amor

Cuando oímos hablar de enfermedades psicológicas solemos creer que solo causan tristeza, llanto o depresión. Sin embargo, pocas veces pensamos en otros padecimientos relacionados con el resto del cuerpo. Y es que las emociones influyen en el organismo, al igual que éste influye en lo psicológico.

Hoy está más que demostrado que factores como la ansiedad o el estrés pueden producir en el sistema digestivo síntomas como resequedad de boca, sensación de atragantamiento, náuseas, vómitos, o diarrea, entre otros. Uno de los que con más frecuencia padecemos es el estreñimiento y los especialistas aseguran que es dos veces más frecuente en mujeres que en hombres. Además, esta diferencia se incrementa con la edad, sobre todo a partir de los 65 años.

Otro factor a tener en cuenta es que suele ser más habitual en personas con un estilo de vida sedentario, con un nivel socioeconómico bajo; en mujeres embarazadas y en aquellas personas que sufren de enfermedades que alteran la movilidad gastrointestinal.

El estreñimiento como respuesta psicosomática

Por más alimentos ricos en fibra, laxantes naturales o complementos dietéticos que se ingieran, millones de personas en el mundo siguen padeciendo de estreñimiento. Aunque generalmente el problema se atañe a una mala alimentación, los problemas emocionales y psicológicos influyen enormemente en este trastorno alimenticio.

Dicen los expertos, que el estreñimiento puede ser una conducta patológica aprendida durante la niñez con objeto de pedir afecto, como cuando se está enfermo, y lo mismo ocurre con las personas mayores, como una manera de llamar la atención. En algunos individuos, el estreñimiento suele ser la consecuencia de una sobrecarga educacional con relación a una excesiva conducta de continencia. Asimismo, los desórdenes de la defecación pueden ser una respuesta psicosomática a severas experiencias emocionales. Se sabe que las víctimas de abuso sexual, por ejemplo, desarrollan síntomas gastrointestinales, incluyendo el estreñimiento.

Finalmente, es importante que tengas en mente que la constipación o estreñimiento es muy común en los cambios de alimentación, durante viajes, por tomar ciertos medicamentos, a veces por nerviosismo, o sin más, por falta de rutina transitoria en la evacuación.

Así que, hay que tener mucho cuidado con este padecimiento que puede volverse crónico, si no lo atendemos a su debido tiempo.