Algunos hombres y mujeres sienten que nacieron para las llamadas “relaciones abiertas” en las que se permite, por un acuerdo previo, que los componentes de la pareja tengan sexo con terceros. Parece la receta perfecta para terminar con los problemas de infidelidad y conectarse desde otro ámbito con la pareja.

Entonces, ¿las relaciones abiertas duran más? ¿Son más fuertes que las clásicas? Veamos lo que dice la ciencia.

¿Qué es una relación abierta?

La monogamia (relación clásica) ha demostrado ser universalmente poco satisfactoria. Algunos científicos creen que proviene de la genética, pues cerca del 80% de los primates son polígamos, aunque no es correcto decir que es una razón “natural”.

Otras investigaciones aseguran que hay individuos que tienen diferentes necesidades para llegar a una relación satisfactoria. Las relaciones abiertas proporcionan justamente eso, permiten que los componentes cumplan con sus necesidades sin exigir más de lo que el otro puede dar.

Sea cual fuera el origen de las relaciones abiertas, todas se centran en la necesidad de que haya un acuerdo tácito entre ambos, algo que asegure que está permitido estar con otros, y las personas que participan son, definitivamente, poco convencionales.

Pero este acuerdo, ¿hace que la pareja funcione? ¿Es lo ideal para salir de la monotonía de una relación clásica?

¿Duran más o menos?

Como tantas personas hay en el mundo, tantos tipos de pareja existen. Nadie tiene una receta de lo que funciona o no porque todos somos diferentes.

Aunque parezca que las relaciones abiertas son más fáciles de llevar, también tienen sus problemas. Nada es tan simple ni perfecto. Huir de la monogamia y refugiarse en una pareja abierta no es para todos. Tal vez al principio suene divertido, ¿pero qué hay de los celos? ¿Podrías manejarlos?

Lo cierto es que no hay un método más duradero que otro, sino que hay parejas que sí permanecen juntas durante más tiempo, indistintamente si son abiertas o no. La cuestión ronda en la comunicación, la confianza y la entrega, factores que deben estar presentes en cualquier tipo de relación.

No importa cómo decida ser una pareja, lo relevante es que sea una decisión tomada por ambos. Solo así la pareja durará en el marco de sus preferencias. Se trata de ser honestos consigo mismos y con los demás, porque cuando hay deseos encubiertos y mentiras, la pareja se rompe.

¿Qué tipo de pareja prefieres tú?