A veces nos pasa que necesitamos un poco de color en los labios para no vernos tan pálidas, pero no encontramos el tono ideal (o, si ustedes son como yo, traen en la bolsa todo menos en lipstick). Para que no te quedes con el maquillaje a medias te tenemos una sencilla recomendación. Sólo necesitas vaselina y polvo de algún color (rubor o sombra).

Toma con tu dedo un poco de vaselina y úntalo sobre tu mano. Con una brocha espolvorea color sobre la vaselina y mezcla con tu dedo. Cuando tenga el color que deseas, úntalo en tus labios.

Este truco sirve también con humectante para labios. Unta un poco de humectante en tu mano y toma sombra con tu dedo meñique. Mezcla bien antes de aplicar.

El color puede ser tenue, pero suficiente como para que no te veas tan pálida. También te sirve para lograr labios nude, simplemente usa una base en polvo para mezclar con la vaselina.

Considera esta opción si, por ejemplo, se te rompe un buen blush. ¡Es una forma de no desperdiciar maquillaje!