MODA

Entre novedades y más de lo mismo, el Otoño-Invierno 2014 se hizo presente en las pasarelas de la ciudad “cuna” de la moda. Sin perder el hilo de las tendencias que ya vimos en Nueva York, Londres y Milán, París mostró pieles en formas variadas, tejidos de pies a cabeza, prendas oversize y tipologías “híbridas”.

¡Estos fueron algunos de los desfiles más esperados de la Paris Fashion Week! 

Christian Dior

Raf Simons propone una potenciada silueta masculinizada que a lo largo del desfile mutó a la musa más femenina que transita en eternos vestidos a pura transparencia. Colores plenos en tonos altos en la paleta de temporada, propuso la combinación entre los colores negro y blanco como clave. Blazers cruzados a la segunda altura de cadera entallados, incluso sin mangas. Micro y maxi vestidos que tienen la cintura como punto de tensión. Implementó conjunciones que hacen juego visual con detalles en bordados con relieve. El detalle: cordones en contra tono que se aplicaron cruzados en laterales de tipologías variadas.

Chanel

Karl Lagerfeld sumergió su propuesta en la idea conceptual de un supermercado. Coherente con su puesta en escena, el diseñador hizo pasar a todos sus looks en zapatillas. Entonces, vimos la resignificación de la típica silueta Chanel en una silueta con estilo deportivo sin perder nada de la identidad de la marca. Las prendas se combinaron con zapatillas en texturas haciendo juego con las prendas y de caña alta. Las texturas fueron las protagonistas, se destacaron las prendas en brillo y cuero. No podemos omitir los primeros looks de la pasada que mostraron una silueta adherente en dos piezas: pantalón estilo calza con cintura baja, top y accesorios a la altura de la cintura. Su paleta de color no se privó de nada.

Valentino

Su pasarela mostró una colección como siempre dueña de una silueta ultra-femenina que contó la transformación del estampado con flores como protagonistas que van desde la más rígida composición geométrica generando un juego óptico sobre prendas entalladas a la más realista de las imágenes de flores en vestidos infinitos y etéreos a su paso en una paleta de colores que no hacen más que reflejar la tendencia vigente.

Louis Vuitton

Nicolas Ghesquière, en su primera colección para la marca, propuso una silueta anclada en los años 60-70 que nada tiene que ver con la tendencia que vimos en otras pasarelas, con prendas oversize. La constante fue el cuero con el que creó diferentes tipologías y supo aplicar estratégicamente en diferentes prendas. Propuso conjuntos de dos piezas tanto en pantalones como faldas mini, ambas versiones con la cintura como punto de tensión. No faltaron las pieles y los total looks de prendas tejidas.