viajes

Viajar es un verdadero placer. Y, si consigues hacerlo por un costo mínimo, se puede convertir en casi una adicción, pero de las buenas. Por eso hoy hemos seleccionado cinco ciudades europeas en las que gastarás realmente poco. Toma lo que tengas a manos que… ¡nos vamos de viaje!

Sofía, Bulgaria

Siglos y siglos de historia recorren las calles de la capital búlgara. Impresionantes monumentos y edificios religiosos, entre los que destaca la Catedral de San Alejandro Nevski, suponen una muestra de la agitada vida de Sofía y una buena forma para conocer su historia. Según el ranking de las ciudades más baratas que visitar realizado el año pasado por Tripadvisor, la capital de Bulgaria es la ciudad más económica en la que alojarse, coger un taxi, cenar y tomar una copa. Además, si eres mochilero, también está considerada una de las ciudades más baratas a las que ir. Por menos de 30 euros te resultará fácil encontrar alojamiento para dos cerca del centro. Tomarte un café o un té puede salirte por unos 0,5 euros, aunque si te vas a una terraza del centro puedes llegar a pagar poco menos de 2 euros.

Varsovia, Polonia

Si en Sofía el pasado estaba muy presente en las calles, prepárate para Varsovia. Conocida como Ciudad Héroe, fue devastada durante la Segunda Guerra Mundial y todavía intenta resurgir de las cenizas en las que quedó, y con bastante éxito. Todos sus monumentos, castillos, iglesias y catedrales han sido restaurados minuciosamente para que el turista pueda disfrutar de una ciudad espectacular. Además, el precio es otro gran atractivo de la capital polaca. Una noche de hotel para dos personas en un 4 estrellas no te costará más de 50 euros. También podrás comer un buen menú por unos 6 euros o degustar una cerveza de la zona servida en una jarra de medio litro por menos de 2 euros.

Cracovia, Polonia

Más barata incluso que Varsovia es otra de las ciudades polacas por excelencia, Cracovia. La antigua capital de Polonia mantiene buena parte de su ajetreada historia en prácticamente cada rincón de la ciudad. Las continuas luchas, las diferentes manos por las que ha pasado y los importantes acontecimientos históricos acaecidos en ella la convierten en un destino ineludible. Además, comer un buen menú no te costará más de cuatro euros y una habitación para dos en un hotel de cuatro estrellas no superará los 50 euros.

Budapest, Hungría

El precio sube ligeramente en Budapest pero todavía nos encontramos ante una de las ciudades europeas más baratas. El Danubio divide la ciudad en dos partes ‘Buda’ y ‘Pest’, cada una de las cuales guarda una magia especial. La conocida como perla del Danubio tiene mucho que ver y además buenos precios. Una habitación doble en el centro te costará unos 40 euros y una cena para dos no superará los 25. Eso sí, se trata de una ciudad muy turística por lo que es recomendable que evites los locales de ‘guiris’ donde los precios subirán sin piedad. Por cierto, la buena situación de la ciudad húngara es perfecta para que hagas alguna escapadita a buen precio. Ir a Viena te costará unos 30 euros ida y vuelta y unos 17 euros acercarte a Bratislava.

Riga, Letonia

Ponemos dirección al norte de Europa hasta llegar a Riga, Letonia. Prepárate para introducirte en un cuento de hadas y pasear por calles llenas de encanto y cultura. La zona de la Ciudad Vieja y en especial la conocida como Casa de las Cabezas Negras te dejará con la boca abierta. Y aprovechando que tienes la boca lista, puedes pasarte a comer por alguno de los restaurantes de la zona, donde te gastarás una media de 8-9 euros en un local en pleno centro de la ciudad. Si optas por los conocidos restaurantes LIDO, con comida letona pero en buffet libre, te quedarás a gusto por unos 6 euros. Sólo te queda encontrar alojamiento, y ya te vamos adelantando que una habitación en un hotel en el centro de tres estrellas para dos no llegará a los 30 euros.