PARQUES

¿Estás pensando en hacer un viaje inolvidable y a pura diversiones? Pues entonces tu destino tiene que tener un parque de diversiones. ¡Aquí te contamos cuáles son los mejores del mundo!

Legoland 

En Inglaterra, Dinamarca, California y Alemania nos encontramos con los parques Legoland, uno de los más originales del mundo, en los que las piezas de Lego se exponen haciendo formas increíbles y en unas dimensiones enormes… ¡Es impresionante como con pequeñas piezas de Lego se puede construir incluso una ciudad entera!

Universal Studios

Otro que merece la pena es el Universal Studios. Ubicado en Los Ángeles, está enfocado a gente de todas las edades y es perfecto si quieres saber lo que se siente estar dentro de una película. Podrás pasar por sets de rodaje y atracciones con efectos especiales que te harán creer que estás en la gran pantalla. ¡Sin duda el parque de atracciones preferido de cualquier cinéfilo!

Disney 

Tanto París, como Orlando y Tokio tienen los parques de atracciones más conocidos del mundo, los de Disney. Las tres ciudades tienen muchísimos juegos, suficientes para mantenerte entretenido durante más de diez días. ¿La desventaja? Están algunos parques están demasiado enfocados para niños pequeños.

 Xcaret

Uno de los parques temáticos más bonitos del planeta. Se encuentra en Cancún, México, y se llama Xcaret. Es un parque acuático con un toque especial. Si pensabas en pasar tus vacaciones al sol y en la playa, en este parque puedes hacer eso mismo pero con una dosis añadida de diversión… podrás nadar con delfines, realizar deportes de riesgo o montarte en la atracción estrella, en la que te dejarás arrastrar por un río en un recorrido que será relajante y excitante dependiendo del momento…. ¡Hay algunos minutos en los que flotas en absoluta oscuridad! Lo más impresionante de este parque es sin duda su ubicación y su entorno natural, además de su temática: el mundo maya.

Tívoli 

Por último el Tívoli, en Copenhagen. Este parque es principalmente famoso por ser el más antiguo del mundo. ¡Abrió sus puertas el 15 de agosto de 1843! En aquella época Dinamarca era una monarquía absoluta y el parque fue todo un éxito para los 120.000 habitantes que tenía Copenhagen. El fundador del parque convenció al rey Cristián VIII para hacerlo, porque cuando la gente se divierte no piensa en política. Al día de hoy tiene una decena de atracciones dinámicas, unas veinte tranquilas y numerosos juegos y actividades. En la temporada de invierno hay shows de fuegos artificiales y conciertos.