Berlín

Si estás pensando en tomar un vuelo a Berlín próximamente, no dudes en visitar estos sitios emblemáticos de la ciudad alemana.

Descubre qué no te puedes perder en Berlín y asegúrate que sacas el máximo partido a esta maravillosa ciudad.

1. El muro de Berlín

Qué duda cabe de que el Muro deja sin palabras a todo el que lo mira. Convertido en el recuerdo de lo que un día fue símbolo de división entre las dos Alemanias, sus familias y amigos, a día de hoy el Muro de Berlín nos hace reflexionar sobre el pasado. Convertido en un espacio creativo, está repleto de grafitis, todos con un carácter crítico y pacifista.

2. La Puerta de Brandeburgo

Otro de los iconos de esta ciudad, la Puerta de Brandeburgo, es probablemente la postal más vendida de Berlín. Construida a finales del siglo XVIII, este monumento era uno de los principales accesos a la ciudad. Recomiendan visitarla al anochecer.

3. La Iglesia del Recuerdo o Kaiser-Wilhelm-Gedächtniskirche

Esta iglesia luterana, cuya traducción literal significa “iglesia en recuerdo del emperador Guillermo”, se ha convertido en un memorial de la Segunda Guerra Mundial. La Iglesia del Recuerdo quedó destruida casi en su totalidad durante los bombardeos de la guerra. Más tarde, se decidió hacer un memorial uniendo las ruinas a una construcción más moderna.

4. Dead Chicken Alley

Este callejón de Berlín representa fielmente la cultura alternativa de la ciudad alemana, capital internacional de la música electrónica y el arte callejero. En el Dead Chicken Alley encontrarás tascas, exposiciones, talleres y muchos grafitis.

5. Barrio de Kreuzberg

Uno de los barrios más originales de la capital y de los favoritos de los berlineses, también conocido como “la pequeña Estambul”, debido a la gran cantidad de residentes turcos. Kreuzberg se convierte así en un lugar original y cosmopolita, en el que se puede conocer de verdad el Berlín de los berlineses.

6. El Reichstag

Bien sea por las corresponsalías de los diarios o por las postales, a casi todos nos suena el Reichstag de Berlín. Lo que representa para los alemanes es mucho más que un edificio neorromántico con nuevas estructuras contemporáneas hechas en cristal: es el Parlamento. Así, este edificio es centro tanto turístico como político, y se ha convertido en un gran icono de la arquitectura moderna. De visita obligada.

7. El Reloj Mundial

El Weltzeituhr es un reloj situado en la céntrica plaza berlinesa de Alexanderplatz. Este reloj mundial, que muestra cada uno de los 24 husos horarios del mundo, asombra no sólo por las dimensiones sino por la iluminación nocturna que lo caracteriza, por lo que merece la pena una visita de noche.

8. El Monumento al Holocausto

No se puede ir a Berlín y no pasear entre las enormes losas de hormigón que caracterizan el Monumento al Holocausto. Este monumento, que recuerda a las millones de víctimas del Holocausto judío se compone de 2711 bloques de cemento repartidos en una enorme superficie de 19.000 metros cuadrados y bajo él se encuentra el museo.