Bristol (Reino Unido), 16 feb (EFE).- Revolucionaron la industria de la animación con sus personajes de plastilina, ganaron un Oscar gracias a “Wallace y Gromit” y ahora, los creadores de “La oveja Shaun” han adaptado las aventuras de este entrañable personaje de granja al 3D sin gafas, sin renunciar a lo artesanal de su trabajo.

El estudio de animación Aardman en Bristol ha abierto sus puertas a los medios de comunicación con motivo de la colaboración entre “La oveja Shaun” y Nintendo 3DS para mostrar los secretos del “clay motion”, el arte de crear animación foto a foto a partir de personajes moldeados en materiales como plastilina, arcilla o silicona.

Más que un estudio, la nave de Aardman es un taller de artesanía en el que se apuesta por el encanto del trabajo hecho a mano: cada oveja de la serie “Shaun la oveja” lleva una semana de trabajo a un artesano y en siete días de trabajo no se ruedan más de seis segundos de lo que serán las imágenes finales.

Incluso la recreación del 3D sorprende por lo manual del trabajo: los fotogramas se captan con una cámara de fotos que se mueve unos milímetros tras la primera toma para captar una segunda imagen y crear así el efecto estereostópico.

Richard Goleszowski, creador de la serie, ha explicado a EFE que las dificultades para crear esta serie de 15 capítulos para la Nintendo 3DS han sido más argumentales que técnicas porque “el proceso para crear el 3D es el mismo que cuando se usan gafas. El problema está cuando tienes que escribir escenas que transcurran en un minuto, sin el sustento de una historia más larga”.

Los capítulos se podrán descargar en la consola a partir de 7 de marzo en toda Europa, pero para Goleszowski, la “internacionalización” de Shaun no ha sido un problema ya que no cree que el humor entienda de fronteras y confía en que los chistes siempre funcionan “si te centras en aquello que te hace reír a ti, y eso -subraya- es lo que hemos hecho”.

Pasar un día de picnic sin que el aguafiestas del granjero se entere de sus planes, jugar al fútbol en la granja o esconderse entre los fardos de paja son algunas de las aventuras que Shaun y el resto del rebaño disfrutarán en entregas semanales de descarga gratuita y de un minuto de duración.

La clave para conseguir un resultado tan logrado está, según confiesa Goleszowski, en la especialización del equipo: diferentes personas se encargan de las sucesivas fases de creación de manera que quien modela en plastilina no es responsable de la fase de animación y viceversa.

La visita al estudio sirve de refrendo a sus palabras y de recorrido por un proceso lleno de secretos que los responsables de Aardman no han permitido grabar, pero sí contar.

Toallitas húmedas para dar brillo a la plastilina, elementos, como las manos o la ropa, que se modelan en látex para que no se estropeen en el proceso de animación, una especie de “laca” a base de cola sobre la lana de las ovejas para que permanezca inmóvil de toma a toma y refrigeración en los sets de rodaje para que los focos no ablanden los materiales son algunos de los trucos confesados.

Durante el rodaje, los animadores retocan las figuras sobre la marcha para que la plastilina que envuelve al esqueleto de aluminio de los personajes adopte formas naturales, las ovejas parpadeen y la acción se adapte al ritmo de la música que se compone antes de que se graben las imágenes.

El resultado de tanto trabajo estará pronto en las consolas, casi por las mismas fechas que la próxima aventura cinematográfica en 3D de los creadores de “Chicken Run”: “The Pirates!”, una película que promete tanta diversión como la que pronto se podrá disfrutar con “La oveja Shaun”.