Casi siempre se cataloga a los hermanos mayores como los más serios y por eso los más aburridos, puede que en algunos casos sea así pero ¿es tan cierto como para generalizar? 

¿Quién es más divertido?

Los hermanos menores suelen ser menos aburridos que los mayores. Pero la gran pregunta es ¿por qué y de dónde surge esta afirmación?

Según mi punto de vista se debe a un tema de organización. Se trata de que los hijos mayores al principio de su vida tienen toda la atención de los padres puesta en ellos lo cual se traduce en más exigencia y responsabilidades. Cuando llegan otros hijos, la cosa cambia porque la atención no se centra más en el mayor sino que se la lleva el menor.

El cambio en el trato produce que el más grande sea mucho más organizado en cuestión de quehaceres y estudios que el más chico, que se toma la vida con menos responsabilidad porque sabe que los padres siempre lo van a ver como el “bebé” de la casa. 

Los científicos, ¿qué descubrieron?

Un estudio nos indica que los hermanos mayores son un 54% más responsables que los hijos más pequeños.En comparación, son un 31% responsables contra un casi 70% de irresponsabilidad que se relaciona con la diversión y el carácter jocoso.

Admito que en parte la culpa de que los hijos mayores no sean tan divertidos como los menores la tenemos los padres, pues pensamos que son lo suficientemente “adultos” como para hacerse cargo de muchas responsabilidades, cosa que los menores no hacen. Esto, como consecuencia permite que los más pequeños sean los más divertidos ¡porque son mucho más despreocupados!

Afortunadamente no todo es tan malo con los mayores, pues si bien son menos divertidos que los hermanos menores, a lo largo de su vida es probable que sean más propensos al éxito. ¿Por qué? Pues ¡por lo mismo! Porque los padres nos ocupamos más de ellos que de los más grandes.