DUCHA

Ducharte es cosa de todos los días y puede que no le prestes mucha atención, pues sabes que con sólo hacerlo estarás limpia y fresca durante toda la jornada. Pero existen ciertos consejos para tomar una buena ducha, que te permitirán optimizar ese tiempo para que sea todo un tratamiento de belleza.

La temperatura correcta del agua

Si te duchas con agua muy caliente, tu piel se verá seca ya que se eliminarán sus aceites esenciales. Lo mejor es optar por agua tibia, la cual eliminará el sebo necesario pero no la resecará. Si deseas terminar con agua fría, tu circulación sanguínea se verá favorecida, al igual que tu rostro y tu cabello, quienes se llevarán la mejor parte.

Que sea una ducha corta

Tomar una ducha larga no solo desperdicia agua sino que hará que tu piel se vea deshidratada. Lo mejor es no superar los 15 minutos.

Dúchate desde arriba hacia abajo

Por una cuestión de lógica, lo mejor es lavarse primero el cabello, luego la cara y por último el resto del cuerpo.

Tratamientos de belleza en la ducha

No hay nada mejor que aprovechar el tiempo de ducha para masajear y exfoliar tu piel. Además puedes beneficiarte de remover tus cutículas, frotar asperezas o rasurarte mientras tomas tu ducha.

Actualmente existen en el mercado algunas cremas hidratantes que se activan con el agua de la ducha y hacen que luego de terminar no tengas que dedicar varios minutos a humectar tu piel.

Sécate ni bien cierras la ducha

Si no te pasas la toalla inmediatamente después de ducharte, se evaporará el agua de tu piel lo cual hará que se reseque.

Hidrátate rápidamente

No te pongas a dar vueltas luego de que te terminas de duchar. Es necesario que ni bien te seques hidrates tu piel con tu crema habitual, es más, no es necesario estar totalmente seca para hidratarse.

Depílate después

Si necesitas depilarte y te gusta hacerlo con cera o pinza, el mejor momento para hacerlo es luego de tomar una buena ducha, ya que los folículos del pelo estarán abiertos, la piel estará más relajada y será más fácil y menos doloroso retirar los cabellos. Pero recuerda que debes estar totalmente seca para comenzar con tu sesión de depilación.

Ya ves cuánto provecho le puedes sacar a una simple ducha. Siguiendo estos consejos puedes convertir tu baño diario en todo un tratamiento de belleza que te asegurará piel fresca y sana durante todo el día.